Gente de colores. Y yo de gris

Volver a empezar… otra vez!!!!

 

Hasta hace unas horas enfocaba mi cambio de ciclo (y de edificio) con una extraña mezcla de optimismo y pereza, dos “sentimientos” que se apoderaban de mi alternativamente, y (casi) a partes iguales.

Ahora ha acabado el primer día, y como esta mañana no he encontrado los auriculares del móvil, el camino de vuelta se ha hecho más pesado. Eso supone tiempo para pensar. Eso supone que dos o tres personas (si hay suerte) van a leer esto. Porque no tenía idea de actualizar en prosa (de momento). Nos hemos dado un tiempo porque tiene celos del verso. O eso dice. Yo creo que no le gusto.

Y además desvarío. Gracias en parte a que hoy he tenido la clase más surrealista de mi vida. No hay nada mejor que un profesor cachondo (y vasco) haciéndose el vasco de vez en cuando, y contando algún que otro chiste de vascos. Todo eso pasa factura.

Pero a lo que iba. Que el primer día de clase es la mejor forma de bajar a la realidad. Después de tres meses (oficiales) sintiéndome especial durante bastantes horas al día, toca la vuelta a la rutina, la de los mogollones de colores a las entradas de clases. Gente que ni te conoce ni te quiere conocer. Algunos hasta que te conocen y querrían no haberte conocido. Alguien hasta te habla. Pero estos son muy pocos. Los que abundan son los primeros. Esos que te miran por encima del hombro porque no eres nada más que parte del montón.

No mido 2 metros. No estoy cachas. No soy guapo (al menos para la mayoría de la gente). No soy conocido. En definitiva, no merezco la atención de nadie. Y lo se. Y no me importa. (Casi) nunca me importa. Es algo a lo que ya estoy acostumbrado. Menos estos últimos meses. Por eso ahora se hace duro pasar de convivir con 2 ojos que no dejan de mirarte, a convivir con 2000 ojos de los que no te miran ni 2. Supongo que ese es el punto donde alguien empieza a sentirse solo. O donde se da cuenta de que está solo. Cuando eres un extraño para todos, te conozcan o no. Realmente que se rían de ti (por nada) hasta pasa a un segundo plano.

 

Uff, hacia tiempo que no salía una entrada de este tipo, y me ha hecho recordar como empezó este blog, que últimamente parece el cancionero barato de un yonky adicto al teclado. Volverá la variedad (supongo).

 

Y como conclusión de la entrada, quedaría bonito decir algo así como que la felicidad es lo único a lo que no cuesta nada acostumbrarse

Published in: on 6 octubre 2008 at 7:27 pm  Comments (1)  
Tags: , , , , , , , , ,

Sin derecho a llorar

Sin derecho a llorar, con miedo a soñar

y un sentimiento

de melancolía, que hace que cada día

mi veleta gire con el viento.

Un intento de poeta, quizás un poco frustrado,

que cansado del papel, lo cambió por el teclado,

un trovador de burdel, un cazador de frases,

un pensador agotado que ha quemado sus neuronas,

que un día cambió las clases por los porros y litronas.

Un pintamonas de líneas, delineante de futuros,

un esquivador de muros con pasados algo oscuros.

Un vendedor de seguros contra la felicidad,

que ha vivido repartido entre optimismo y realidad.

Un exceso de humildad, derroche de cobardía,

despojao de la alegría por escasez de sangre fría.

Rapautor con afonía, sentimental patológico,

casi igual que un animal pero mucho menos lógico.

A veces paradójico, a veces incluso extraño,

que desde siempre ha estado despistado del rebaño

Published in: on 29 mayo 2008 at 7:14 pm  Comments (1)  
Tags: , , , ,

Mi horóscopo

Salud: Mal

Amor: Mal

Dinero: Mal

Estudios: Mal 

Creo que ahora mismo me encuentro en otra de esas épocas de la vida en las que no se muy bien qué hago aquí y por qué, donde me plantearía volverme a Burgos y dejar la carrera si no fuera porque no quiero darle a mucha gente el placer de verme fracasar. Qué no tengo mucho orgullo pero conservo unos mínimos.

 Madriz se me vuelve a quedar grande. Hay días que pienso que no me quiere aquí. Amanece gris demasiados días, y eso me entristece. Me hace no encontrar mi lugar al lado de nadie y crean vacíos en mi que ya nadie consigue llegar. Me siento frágil y le tengo miedo al amor. Mucho. Más incluso del que le tenía antes. Tengo pánico a ilusionarme porque ya ha sido demasiado tiempo viviendo de ilusiones y utopías.

No se, supongo que todo esto se acabará pasando. Que el tiempo cicatriza. Yo prefiero que el tiempo me vuelva a acostumbrar a naufragar. Me parece más probable.

Además me estoy cogiendo un catarro de flipar y este mes no llego ni a día 10 😦

 En fin, que se que no es tan grave. Pero necesita desahogarme porque a veces todo me desborda

Published in: on 31 marzo 2008 at 9:58 pm  Comments (3)  
Tags: , , , ,

Dudas

Demasiado tiempo

Sin oír un tequiero o un teechodemenos.
Sin ver ese brillo en tus ojos.
Sin recibir una sonrisa sincera.
Sin un beso con los ojos cerrados.
Sin sentirme querido
Sin ser dos

Demasiado tiempo viéndolo todo gris.
Demasiado.
Demasiado tiempo sin ti.
.

Y realmente sin tener ni puta idea de porqué estoy escribiendo esto ahora mismo.

Mañana todo puede cambiar.
O no.

Published in: Sin categoría on 24 febrero 2008 at 1:30 pm  Comments (1)  
Tags: , , ,

Reflexión lunática

O reflexión de lunes. Mirando las cosas en frío, la semana en Madriz ha sido increible. Y el tiempo que pasó entre las 3 de la tarde del viernes hasta las 5 de la tarde del sábado fue inmejorable (salvo percances finales que quiero olvidar).
Pero hoy ha sido lunes. Uno de estos de mierda, de los que todo sale al revés. Nada sale como esperas y poco a poco te vas desmoronando por dentro, y notas que no puedes hacer nada. Que el universo se ha aliado contra ti y el lunes te va destrozando.

Puedes pasarte todo el día rodeado de gente y nunca dejar de sentirte solo, esa pieza que sobra en un engranaje. Paja. Papel. Y es entonces cuando más necesitas a alguien.
Pero sigue siendo lunes.

Y los lunes, cuando tu felicidad depende de un sólo foco, son muy jodidos. Porque como los domingos son fiestas, la bombilla a veces se funde, y no hay nadie para cambiarla.

Es entonces cuando recuerdas para que sirve este blog, para desahogarte aunque no lo lea nadie (o cuatro gatos a los que no sabes muy bien si les importas). Prefieres escupir las palabras mediante el teclado. Decides que ya basta de llorar y que hay que sacar a pasear al optimismo.

La bombilla se cambiará, y el foco de mi felicidad seguirá brillando mucho tiempo. Y con luz propia. Entre todas las sombras.

Y sabes que sólo ha sido un lunes gris. El enésimo naufragio. Nada más.

Published in: Sin categoría on 14 enero 2008 at 10:43 pm  Comments (2)  
Tags: , , , , ,

Cronología

No pensaba colgar esto aquí, pero si por si acaso los planetas se alinean o algo parecido, y a alguien le apetece comentar, que no se vea censurado por el fotolog xDDDDD
.
.

.
.
.
Alguien que duerme diez horas del tirón y se levanta con un dolor horrible de espalda
Que al rato se va a comer a un Burger
Que se tira en el sofá
Que coge algún bus hacia alguna facultad
Que entra en clase y se pasa la hora haciendo crucigramas
Que sale de clase y se mete a la biblioteca a estudiar
Que coge un desvío en metro
Que se convierte en un lobo dentro de un vagón de tren
Que ve como otro tren se va
Que se queda dividido entre los andenes y sus propias lágrimas
Que sale a la calle a fumarse un cigarro
Al que se le acerca un vagabundo y le dedica una sonrisa
Que se evade en el metro con los crucigramas
Que llega a su casa
Y que sólo tiene ganas de irse a dormir para que acabe un día así

Realmente puedo considerar que he tenido días mucho mejores. Y probablemente puedo pensar que habré tenido un día mucho mejor que ese vagabundo que se me ha acercado en la puerta de la estación de Atocha y me ha pedido un cigarro. Y me ha preguntado “¿Qué tal?” con una sonrisa amistosa en la cara. Y no me ha quedado más remedio que sonreír.Ese vagabundo me ha hecho pensar qué no pasa nada, que tan solo ha sido lunes.

Y que el Martes se llevará al lunes, con sus estúpidos presagios y su horrible dolor de espalda (que aún tengo). Lo malo es que también se va a llevar al amable vagabundo

Published in: Sin categoría on 10 diciembre 2007 at 11:57 pm  Comments (11)  
Tags: , , , , ,

Our world

Publicada por El Roto en El País
Con una imagen así sobran miles de palabras

Published in: Sin categoría on 8 diciembre 2007 at 6:18 pm  Comments (5)  
Tags: , ,

Vidas

Hoy he ido al hospital Ramón y Cajal, para visitar a una amiga a la que operaban hoy. Todo ha ido perfecto. Una operación corta y cómo nueva.

Pero una visita al hospital da tiempo para pensar. Y mucho. Y cuando yo pienso malo.

Sobre todo si tenemos en cuenta que últimamente me estoy convirtiendo en algo casi inerte, los efectos de un hospital se potencian bastante.

Y en ese tiempo que te sobra, te asomas a una ventana (ver foto), y ves un edificio gris, triste, ayudado por un día más gris y más triste aún. Algo perfecto para una persona (u oveja) triste y gris

Ver toda esa gente en camillas, saber que hay decenas de vidas en juego en el mismo edificio en el qué estás…

Piensas en toda esa gente que está luchando por su vida, y llegas a plantearte cómo te enfrentarías a algo así. Piensas que en esos momentos se puede estar escapando una vida que merece más la pena que la tuya propia. Llegas a plantearte incluso que cualquiera de esas vidas puede tener más valor que la tuya.

También piensas en la gente que está en la sala de espera, donde la tensión se hace palpable, te ahoga. Te preguntas que pasaría si fueras tu el que está dentro del quirófano. Si alguien te esperaría fuera. Hasta llegas a preguntarte si alguien sentiría tu muerte. O si tus visitas irían sólo por compromiso.

Piensas hasta en Ramón y Cajal. En un hombre que hizo cosas de tal magnitud cómo para qué un hospital lleve su nombre. Qué fue una persona que salvo a miles de vidas. Te das cuenta de que es una vida que si que valía la pena.

Y entonces te preguntas qué haces tú. Yo no aspiro a poner mi nombre a un hospital. Me conformo con hacer un poquito más feliz a la gente que me rodea. Algo que cada vez consigo menos. No consigo hacer que la vida de nadie sea mejor. Aunque eso también es algo que me pasa de siempre (la oveja gris aún tiene mucha piel que aclararse).

Y ya puestos a pensar, piensas en tu novia. Y te planteas que, a la larga, de ti sólo se ha llevado decepciones. Sabes que no puedes vivir sin ella, pero también sabes (o crees) que para ella sería mejor vivir sin ti. Te das cuenta de qué has dejado de conseguir que su vida sea mejor. Sientes que se va agotando el gas que mantenía viva la llama que habías conseguido dejar en ella. Qué se ha agotado tu mechero. Qué no eres ni de lejos lo que ella necesita. Qué no la haces feliz. Y es injusto, porque ella a ti si qué te hace feliz. Te das cuenta qué has pasado de ser la oveja a ser el lobo. Y qué es posible que siempre hayas sido el lobo.

Y bueno, llega un momento en qué decides que lo mejor es despejarse y dejar de pensar.

Y viene un amigo y te da un abrazo, uno de los de verdad. Y aunque sea por unos segundos, se aclara el día.
Published in: Sin categoría on 20 noviembre 2007 at 6:25 pm  Comments (4)  
Tags: , , ,