Apóstol número 13

Esta canción tiene una novedad, sobre todo para mi. La hice con una base concreta, la de “Reunión” de Bufank en el maxi de R de Rumba.

 

Partiendo de que el rap es la madre de casi todo,

samplearé esta base sobre la que rimó el beodo,

de hacerlo sólo hay un modo, poner el alma a sangrar,

no es una norma, pero no hay otra forma de rapear.

 

No es cantar sino contar los desastres de este mundo,

los tengo que vomitar, si no lo hago me hundo

en un oceáno profundo de prosas y sinsentidos,

en el inmenso desierto de emecés desconocidos.

 

Muchos van mal dirigidos y ya pierden la paciencia,

yo sé conservar mi sitio, ¿captáis ya la diferencia?

A mi estilo doy prudencia, el vinilo no me obsesiona,

además ya tengo reina, ¿pa qué quiero una corona?

 

Intento ser buena persona, portarme bien con los míos,

sobrevivir día a día y no meterme en muchos líos,

perderme entre los gentíos que llamamos sociedad,

ver cada noche la tele buscando alguna verdad.

 

Serán cosas de la edad, ya me encuentro algunas canas,

pero sigo siendo un niño, tengo aún las mismas ganas,

cierto es que besé ranas, que fui un rebelde sin causa,

pero vino una princesa y en mi tempo puso pausa.

 

Al final sonó la flauta, tengo una pauta a seguir,

aparte del dios hip hop cual modo de subsistir,

nada que ver con delinquir, concepto de gran distancia,

lo que si veo delito es tu supina ignorancia.

 

Ni siquiera en Francia lograrías ser campeón,

he visto mc’s en París con mejor pronunciación,

prueba a tocar el saxofón, yo sólo te doy opciones,

¿quieres una aún mejor? Estudia unas oposiciones.

 

Sigue escuchando canciones y soñando con la gloria,

vas mal criticando letras que te sabes de memoria,

yo me apunto otra victoria, la euforia es una costumbre,

este es el oficio, tu otro desperdicio para avivar la lumbre.

 

¿Ves ese edificio? Para ti la cumbre es llegar al tejado,

me recreo en tu desolación y te espero al otro lado,

he aparcado en un vado, ¿vas a chivarte a la poli?,

Prueba de tu frustración, aprende a coger el boli.

 

Demasiado monopoly, ahora pagas la factura del consumismo,

ya que la misión más dura siempre es ser uno mismo,

no hay mecanismo, el micro no es un juguete,

el tuyo es de plastilina, pero el mío es un florete.

 

 

 

Pongo a cada uno donde se merece,

con un estilo que crece cuando alguno no obedece,

podéis llamarme el apóstol número trece,

pues mi cuaderno es la cuna donde un nuevo Dios se mece.

 

 

 

No me pidas que rece, se me olvidó ya hace años,

soy un tipo solitario, la oveja gris no entra en rebaños,

si alguna vez causé daños serían colaterales,

por si acaso nunca hago inventario de cristales.

 

¿Paraísos fiscales? Será por tantas serpientes,

será por tanto empresario ansioso por clavar dientes,

pretenden ser inteligentes pero yo veo un agujero,

dejan dominar sus vidas por el señor Don Dinero.

 

Eras majo de soltero hasta llegar al matrimonio,

pero tu mujer no se acuerda, en ti sólo ve al demonio,

sueña echarte antimonio en el vino de la cena,

ve incluso como un edén unos años en la trena.

 

Ya ni siquiera das pena, sólo le produces asco,

ni en su peor pesadilla pudo imaginar tal chasco,

ya te ve como al chubasco que la sume en la tormenta,

fantasea con matarte y hasta esto la atormenta.

 

Pasó del ron a la absenta buscando sanar la herida,

se ve como un calcetín tras la última zurcida,

casi sin vida saca fuerzas para su última misión,

llevarte a ti con ella y dejar caer el telón.

 

No la dejaste otra opción, ya se hartó de tus excesos,

y hoy no sois más que un párrafo en la sección de sucesos

¿de que sirven ahora tus ingresos? ¿dónde están tus putas?

Las que tanto te querían no han salido de sus grutas.

 

Es una de tantas rutas que van hacia el mismo final,

será igual para ti, para tu amigo y para tu rival,

es un gran esfuerzo mental vivir con semejante carga,

no es que la vida sea corta, pero tampoco tan larga.

 

Algún consejo, disfruta, y encarga un bonito ataúd,

no seré yo quién te diga: “no vayas hacia la luz”,

tampoco seas un avestruz, rie, corre, bebe y salta,

pero hagas lo que hagas, con la cabeza bien alta.

 

La fama no me hace falta, quizás sea un conformista,

o igual soy de otro planeta y estoy aquí de turista,

de aquí a la siguiente pista hay casi un aeropuerto,

y antes del interludio habré dejado algún muerto.

 

Y ya que estáis en mi huerto, os lo voy a dejar claro,

vosotros me véis barato pero puedo salir caro,

si habéis oído un disparo, no es un coto de animales,

es el enlace entre el micro junto a mis cuerdas vocales.

 

 

Pongo a cada uno donde se merece,

con un estilo que crece cuando alguno no obedece,

podéis llamarme el apóstol número trece,

pues mi cuaderno es la cuna donde un nuevo Dios se mece.

Anuncios
Published in: on 11 julio 2009 at 9:44 am  Comments (2)  
Tags: , , , , , , , , , , , , , , ,

The URI to TrackBack this entry is: https://eternonaufragio.wordpress.com/2009/07/11/apostol-numero-13/trackback/

RSS feed for comments on this post.

2 comentariosDeja un comentario

  1. hola me encanta vuestro blog, si queréis os añado a mis enlaces favoritos en mi web y vosotros me añadís a mi…

    http://hoysecumplen.com/

    Gracias y saludos

  2. Aishhh, y pensar que me lo hiciste leer en voz alta y to… XD En finacus 😛

    Ya sabes lo que opino ^^

    Te quierouuuu


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: